El verdadero significado de victimario

Imagen

El concepto es el resultado de una experiencia o práctica que siendo aplicada condujo a unos resultados que dan origen a lo conceptual. La validación de una teoría o concepto es algo que nos mueve a confirmar que lo que descansa en forma de palabras encierra una verdad en sí misma. Otra verdad diferente de esa en la que creemos es posible y el único inconveniente es que nos empeñamos en querer hacer realidad nuestras creencias y no deseamos que esto pueda ser diferente de cómo es.

La condena es una forma de conclusión porque en ella nos apegamos a la creencia en un victimario y el papel de víctima es asumido con dignidad por nosotros mismos. El caso parece sencillo pero, ¿quién es en realidad ese victimario? ¿Cuáles son sus verdaderas intenciones?

Si la intención de una persona es que tú sufras y seas infeliz en este mundo, entonces ya decidiste que era esa su función y la tuya es, por lo tanto, ser la persona perjudicada, agredida y sentenciada por ese otro ser. Pero que sucede si, partiendo de la premisa de que todo sucede por alguna razón, ese victimario está presente en nuestra experiencia porque su rol ya existió antes que esa persona llegara a tu vida y éste ser sólo tiene como objetivo perpetuar el papel que fue asignado primeramente a uno de tus progenitores o tutores presente en tu infancia ???

¿Qué cualidades en común poseen tus victimarios y que han venido a establecer para ti? El verdadero significado de victimario debería ser: el ser que viene a cumplir con tu voluntad de pagar por una falta realizada y su presencia en tu vida culminará cuando la deuda con la existencia culmine. La culpa clama por un castigo y el castigo sólo es posible a través de un victimario ¿Cuál es tu falta? ¿Cuál es tu culpa? El pago es una necesidad para ti y tu querido victimario hace presencia en la escena de tu vida para responder a la petición que tú mismo le estás haciendo.

Si logras entender que cada culpa es la petición de castigo que eres capaz de implorar al universo, ¿qué pasaría si llegásemos a una nueva conclusión en la que, en lugar de culpables, fuésemos inocentes? ¿Estaría en ese nuevo contexto justificada la presencia del victimario? ¿Sería necesario el castigo para el alma inocente? ¿Qué podría significar para un ser que no es culpable de nada el castigo, la culpa o la condena?

El cambio es posible si nos damos cuenta que el único lugar donde toda culpa reside es en la mente, hogar del ego. ¿Es tu mente, es tu pensamiento acerca de ti mismo lo que tú eres? ¿Es el concepto de lo que tú eres lo que puede sustituirte y desplazarte? ¿Puede opinar y decir tu mente lo que eres y no ser tú mismo capaz de opinar sobre ella? ¿Puede el ser humano tener una auto-opinión, auto-interpretación, auto-evaluación y auto-análisis de sí mismo o es que la mente y el ego no pertenecen al dominio de lo que esencialmente soy? ¿Es la mente infalible en sus dictámenes o muchas veces me ha demostrado estar en el error? ¿Es la mente yo mismo? ¿Es la mente mi creador acaso? ¿Quién soy entonces?

¡Es así!

Víctor

Romanos 11:33

rostro-jesus-mini
¡Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios, e inescrutables Sus caminos!

Romanos 11:33

El elemento que predomina en el especial significado de este especial versículo del Nuevo Testamento, nos ofrece la posibilidad de llegar a conocer que no tenemos la capacidad para poder entender y mucho menos juzgar el mundo y la realidad que percibimos.

En el mundo existe todo lo que conocemos y existe además, en lo que conocemos, todo aquello que se ubica en el especial contexto de lo que amamos, deseamos, condenamos, criticamos, aborrecemos, apoyamos, cuestionamos, tememos, evitamos, en fin, un conjunto de pensamientos, creencias y juicios acerca del mundo, del ser humano, de Dios, de la vida, etc.

Lo que no queremos llegar a comprender es que El Creador Dios se encuentra más allá de todo lo que entendemos, creemos, de lo que consideramos bueno o malo, de lo que nos gusta o nos disgusta, de lo que consideramos correcto o incorrecto. El mundo a que nos enfrentamos es el mundo de nuestras limitaciones, nuestros temores, nuestros miedos, nuestras angustias y nuestro dolor.

El mundo que está más allá del cuerpo es el mundo real, ¿entiendes ahora?

¡Es así!

Víctor

El que está en desacuerdo conmigo

Sin amorEl especial trabajo que establecieron en este plano los adoradores del dinero, la riqueza, el confort y el lujo.

El claro y escandalozo, incumplido y prometedor mundo de la abundancia, la PAZ y la felicidad, es ahora un irónico guión que ya desecharon los principes de la mentira y ahora lo que nos pretenden inculcar es que la encomienda es el trabajo y la especial y querida acción de producir lo que represente el único producto que el pensamiento puede generar.

La especial y querida perdición del hombre comienza por su anhelo de ser brillante, exitoso, rico, famoso; y es este el especial y querido espejismo que el hombre desea vender a sus semejantes para que toda la vida transcurra intentando llegar a ser lo que su “sueño” le solicita.

El verdadero y útil, inclemente y despiadado concepto de la propiedad nos convierte en esclavos de lo que poseemos y seres ansioos y obsesionados por lo que anhelamos. Incorporar a nuestra existencia la perenne necesidad de objetos de toda índole ha transformado nuestra creatividad en un penoso escenario de la rivalidad y la competencia.

El surgimiento de todo lo que comporta el fanatismo de toda índole nos ha ahogado la posibilidad de buscar la Verdad desde nuestra experiencia y desde nuestro punto de vista. La obseración de todas las penosas normas, leyes, reglamentos; y en especial lo que la cultura y la tradición imponen, nos ha ido transformando en dóciles y adoctrinados especímenes que aceptan lo que viene desde afuera sin ningún llamado a la inspirada acción del sentir en el corazón.

El ejemplo más patético de lo que representa nuestra sociedad actual es que no hemos podido conseguir una fórmula que permita que deje de existir una pobreza extrema y una riqueza grosera. ¿Quién se beneficia de la inmensa mayoría de llamados a vivir en el espacio de la marginalidad? El localizado espectro político y social del mundo está siendo beneficiado en sus penosas y angustiantes bifurcaciones, y esas diferencias nos hacen creer en polos opuestos: buenos y malos, beneficios y perjuicios, explotadores y explotados; y es en este especial encuentro que todos apuntan acusadoramente al otro por las desgracias de este mundo, cuando en realidad es y ha sido cada uno de los habitantes de la tierra los que han contribuido a que este espacio sea un lugar en el que el AMOR, la solidaridad, la equidad, el respeto y la Armonía sean los grandes ausentes.

El opositor es, en este orden de ideas, el enemigo. El que nos adversa es el maligno; el que no está de acuerdo con nuestra filosofía, nuestra visión del mundo, nuestra religión, nuestras creencias y nuestros gustos se convirtió en nuestro enemigo, y en ese momento comenzamos el ilusorio combate del bien contra el mal, nos pusimos del lado de los bondadosos, buenos y puros, no para salvar al mundo sino para condenar a aquellos que no eran los que se ubicaban de nuestro lado. ¿Quién nos dijo que eramos los dioses de la justicia? ¿Quién nos otorgó la dorada corona del conocimiento y la Luz para poder atacar a nuestro hermano?

Tu falta de AMOR está reflejada en el mundo donde habitas, ¿te das cuenta de lo que eres?

¡Es así!

Víctor