Saltar al contenido

Día: 25 de septiembre de 2012

Nada

El único ser que puede entender este mensaje, eres tú. El que yo desee que lo leas es porque estás preparado a recibirlo. El hecho que venga por intermedio de alguien no tiene la menor importancia, el que incluya a otros seres en esta lista no es de tu incumbencia….

El caso es que no necesitas saber el por qué, el para qué, el cuándo, el cómo, el origen o razón, el objetivo o la meta de nada, porque nada te pertenece, nada es indicativo de todo lo que tienes que hacer, nada es la expresión de tu Verdad, nada es el himno de tu realización, nada es el espacio que necesita tu mente para poder recibir en ella el aspecto infinito de la divinidad.

Nada es lo que sabes acerca del mundo, acerca de Dios, acerca de tu origen, acerca de tu propósito, nada es lo que te debería conducir, mover, motivar; y finalmente nada es la expresión de lo Eterno, infinito.

¿Ves ahora la medida?

Bendiciones

Víctor

El insigne destino

El camino que te conduce desde la oscuridad hasta La Luz está repleto de estaciones en las que puedes percibir muchas cosas que van acrecentando tu posibilidad de ver el mundo como una unidad, y lo que antes parecía fraccionado, fragmentado, separado y disperso, ahora se presenta ante ti como una especial integración de todo y de todos los que están presentes en tu vida.

Tu misión ya no está centrada en el logro de tus metas egoístas, ni en la relación con el éxito, tu nuevo establecimiento con El Creador Dios es para que puedas entender y realizar lo que ya habías acordado previamente como el insigne destino que querías ver realizado en esta vida.

¡Es así!

Víctor

Boceto

Veis que vais más cerca de la claridad de La Luz,

Veis que no eres tú el que conoce tu camino,

Veis que tu vida no te pertenece

¿Estás consciente de tu elevación?

 

Lograr el atento llamado es para que

tomes tu mochila y Me sigas,

trae muy poco contigo, suelta todo tu pesado pasado,

sígueme, no dudes….

 

¿Muy largo te parece el camino?

No veas más allá de Mi Espalda,

No pienses en lo que necesitas,

eres pleno Yo Soy tu Cáliz.

 

Luz eres en este recorrido,

asistes al ceremonial de la vida,

te presentas y se inclinan ante ti,

¿y ni siquiera te conocen?

 

Bendiciones 

KARDEM

 

 

 

El Gran Prix

Velocidad es ante todo recorrer la misma distancia en una determinada fracción de tiempo. El que llega antes es el que está en primer lugar, el que recorre la distancia en un tiempo más asentado es el  que no gana pero puede ver lo que sucede en el aspecto de su verificación de lo que está vivenciando. El que va primero sólo piensa en ganar, el que va segundo está en posición de ver al primero y al tercero y es el que puede liberar su potencial para pasar en el momento más propicio.

La carrera es por el especial título de especial vinculación con el éxito, ganar es lo más importante, perder es lo peor……….

El concepto de carrera es el que mejor se aplica a tu especial elección de la ascendente asignación al mundo de la ilusión. Carrera, corredor y carro, son el especial y unificado concepto que une a lo que está  representado por la lucha, por el triunfo. El que gana se lleva todos los aplausos, la fama, el éxito y el dinero. Los perdedores se llevan cada uno su frustración, su tristeza, su decepción, su lamento, sus quejas, su condena; y el que llega muy cerca del primer lugar se lleva su satisfacción, su especial vinculación con el sentirse optimista, esperanzado, y en especial expectativa para la siguiente carrera.

¿Qué es todo esto?

El triunfo en el ámbito espiritual no es para el que llega primero, ni para el que llega segundo, ni tercero, ni para el que llega último. El que está consciente que la carrera de la vida no lo está conduciendo a ninguna parte se baja del auto de la ambición y el sueño materialista. La expectativa del triunfo ya no le persigue ya que no está esperando nada de este mundo y por esta razón ya no tiene interés en la carrera ni en el triunfo y ni siquiera desea continuar en la pista.

La lección de esta especial historia es para que recuerdes que tu vida está ubicada más allá de tu escogencia de este mundo como tu lugar de aprendizaje. El tiempo es ahora un espacio que no te está incitando a encontrar el aspecto de tu ansiosa y delirante elección de la prontitud. El seguro centro de tu actividad ya no se ubica en el contexto del aspecto denominado “yo”.

El anacrónico concepto de ganador y perdedor desaparece de tu existencia, el encuentro con tu Verdad es tu única motivación.

¡Es así!

Víctor