Saltar al contenido

Día: 10 de marzo de 2013

Romanos 11:33

rostro-jesus-mini
¡Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios, e inescrutables Sus caminos!

Romanos 11:33

El elemento que predomina en el especial significado de este especial versículo del Nuevo Testamento, nos ofrece la posibilidad de llegar a conocer que no tenemos la capacidad para poder entender y mucho menos juzgar el mundo y la realidad que percibimos.

En el mundo existe todo lo que conocemos y existe además, en lo que conocemos, todo aquello que se ubica en el especial contexto de lo que amamos, deseamos, condenamos, criticamos, aborrecemos, apoyamos, cuestionamos, tememos, evitamos, en fin, un conjunto de pensamientos, creencias y juicios acerca del mundo, del ser humano, de Dios, de la vida, etc.

Lo que no queremos llegar a comprender es que El Creador Dios se encuentra más allá de todo lo que entendemos, creemos, de lo que consideramos bueno o malo, de lo que nos gusta o nos disgusta, de lo que consideramos correcto o incorrecto. El mundo a que nos enfrentamos es el mundo de nuestras limitaciones, nuestros temores, nuestros miedos, nuestras angustias y nuestro dolor.

El mundo que está más allá del cuerpo es el mundo real, ¿entiendes ahora?

¡Es así!

Víctor

A %d blogueros les gusta esto: