Saltar al contenido

Día: 21 julio, 2014

El lugar equivocado

Cristo

El reconocimiento de lo que eres es tan importante que no tienes que ser diferente de como eres. Voltear el oro de tus recomendaciones y las de los que dicen que tienes que ser y actuar de manera distinta. ¿Quién es el que tiene que cambiar? ¿Quién es el que está juzgando lo que ve? ¿Quién es el que no debería ser, comportarse, actuar, decir, señalar o comentar porque no es correcto adecuado, educado, inteligente, oportuno, sabio, decente y miles de adjetivos más? ¿Qué tienes que ser, qué tienes que hacer o qué tienes que conocer para ser aceptado, amado o considerado?

Si eres quien eres, entonces es eso lo que tienes que ser. No cambies absolutamente nada, no quieras que alguien sea diferente tampoco. No critiques, no censures, no cuestiones y no condenes, verás que nadie lo hará contigo porque, al fin y al cabo, nadie es perfecto y nadie es infalible. La respuesta que obtienes desde la aceptación es lo que debes ofrecer a los que te rodean y lo que ofrezcas a los demás será lo que recibas de ellos.

Ser el que encuentra la forma de actuar es lo que queda junto a lo aprendido ¿entiendes?

Víctor

A %d blogueros les gusta esto: