Saltar al contenido

Día: 2 de septiembre de 2010

Mensaje 2 de septiembre de 2010

Querida Alma
 
El destino final de tu entrada a la estancia divina que Dios tiene prometida a sus Hijos, y que fue enunciada por el enviado de Dios, Jesús, al término de Su Prometida Vida , es una vivencia en el Uno, en la energía del Amor puro en Dios, en la Paz y la quietud que se encuentran fuera del tiempo en el espacio de la eternidad absoluta.
 
La casa de Dios es el hogar de la Luz Eterna y en ella la única voluntad posible es estar fundido en la esencia que está al origen de todo el universo.
 
Hasta siempre
 
Víctor