Skip to content
Anuncios

¿Rebelde?

Ojo de horus

La ruta del rebelde es tan reiterada que se repite en el tiempo y es la siguiente:

Dime que es lo que hay que hacer, dime para donde vamos, dime que opción es la mejor. Mi misión es muy clara: estoy en contra de lo que me plantean, no importa si son mis padres, mi jefe, mi pareja, el destino o quien sea, estoy en desacuerdo con que eso sea lo que tengo que asumir y por lo tanto me resisto a hacerlo.

No importa la tarea, función, trabajo, encomienda, favor o servicio. No tengo ganas de hacerlo y nadie me va a convencer de lo contrario.

Si miras en tu interior, tu absoluta oposición es la forma en que asumes que eres alguien que está separado de aquello que esperan de ti. Deseas identificarte con algo diferente de lo que la vida te ofrece, pero tú mismo no sabes, ni remotamente, quien deseas ser. Tu energía está basada en la pugna, el conflicto y el enfrentamiento.

Te asignaste el rol de opositor de todo lo que esté presente en tu experiencia, y para poder intensificarlo, llegarás a lograr que la oposición se transforme en imposibilidad, y de no ser suficiente seguirás profundizando hasta que el proceso te conduzca a una enfermedad que descarte, de una vez por todas, cualquier iniciativa que tenga como fin doblegar tu feroz resistencia.

La experiencia del rebelde es la que lo conduce a través de la opción que pueda tener más detractores y más críticas, esa será la más conveniente y la que se ajusta mejor a sus objetivos. Si te dijera que tu oposición a recibir lo que la vida te ofrece es lo que te excluye del espacio que te corresponde, el que te tocará asumir será el NO fácil y NO capaz de ofrecerte seguridad, tranquilidad ni tampoco adaptación a lo que estás llamado a vivir en este plano.

Víctor

2018

cohetes

Si algo puede ser representado como lo nuevo, lo desconocido y lo que apenas comienza asomarse es este año.

Afrontar lo que vendrá con lo que ha sido es algo que se traduce en vivir lo nuevo con la misma mente llena de creencias, prejuicios, conclusiones, limitaciones, condicionamientos y posturas.

Hablar de un nuevo período, un nuevo encuentro y un nuevo comienzo, es algo ilusorio al plantearnos que con lo viejo estaremos haciendo algo nuevo. Vivir el presente sin la carga de nuestras memorias, aprendizajes, experiencias y conocimientos parece una locura, pero esa locura es la que nos ofrece la posibilidad de salir del círculo vicioso de la rutina y la mediatización.

A la postura que asumes y defiendes la dejas orientarte y conducirte únicamente dentro de las fronteras de tu respetable ideología, pero al asumirla, te separas de todo aquel que no comulga con tus principios, valores, conceptos o ideales.

Observar como la mente es capaz de asumir una idea, un pensamiento, para luego encerrarnos y esclavizarnos a él, es algo que no somos capaces de concientizar porque imaginamos que somos lo que pensamos.

Si tuvieses la suficiente claridad y pudieses observar como lo que defiendes es lo que crees ser y no lo que eres, serías más empático y menos conflictivo. Si pudieses entender que la enfermedad es también el reflejo físico de tu decisión de defenderte de un ataque a lo que crees ser, dejarías de lado tu empeño en querer ser vulnerable y NO defenderías absolutamente nada porque nada de lo que se pueda perder representa ni tu Verdad, ni tu esencia.

Víctor Hugo Rojas

¿Imaginación?

Escogencia

Miedo es todo lo que está presente en lo que pensamos porque al pasearnos por las posibilidades existentes nos detenemos ante la que nos parece la menos atractiva y la que representaría la peor opción. La que nos parece que es la alternativa más catastrófica invade nuestra mente e inmediatamente nuestro cuerpo crea las alarmas y acciones necesarias ante la inminencia de lo que se avecina.

Todo esto ocurre a nivel mental pero se produce en nosotros una reacción que pareciera indicar que esa elección está ocurriendo en el presente. Te dejas arrastrar por la energia que la oscuridad plantea porque no eres consciente que todo esto transcurre en un espacio no real sino virtual.

¿Te das cuenta de la irrealidad que te plantea tu mente y como tú la aceptas como una verdad y una una realidad presente? ¿Te das cuenta como tu acción derivada de tu aceptación de la ilusión como realidad hace que materialices lo que hasta el momento era el producto de tu imaginación?

Víctor Hugo Rojas

¿Ambición?

FB_IMG_1424177267075

La organización que plantea el hecho de reconocer que la única razón de todo lo que padecemos es nuestro empeño en querer realizar, una y otra vez, la misma rutina, la misma acción, el mismo guión, la misma orientación y la misma idea; es la creencia en que somos limitados y condicionados, sin ninguna otra posibilidad de sobrevivencia que la de seguir y seguir avanzando en la construcción de algo afuera que nos permita permanecer desconectados de nosotros mismos, de nuestro SER, de nuestras emociones y de nuestro sentir.

La conquista de algo en nuestro entorno nos ocupa, nos inquieta y nos aleja de la posibilidad de llegar a comprender que es lo que nuestro corazón desea comunicar y expresar.

Lo que nos preocupa no es ver como somos arrastrados por ideales, creencias, patrones, objetivos, metas, prioridades y hasta amenazas que no tienen nada que ver con nuestra Verdad, con nuestra esencia y con nuestra Luz.

Malgastar nuestra vida corriendo en pos de lo que nos han impuesto como prioritario en nuestra existencia , sin detenernos a ver y entender quienes somos, es algo que no ayuda, no aporta y no reconoce lo que en realidad somos. Por ese motivo, vagamos como errantes en un mundo que nos aleja de nuestra Verdad interior al ofrecernos una ilusión colectiva utópica e irrealizable.

Víctor Hugo Rojas

¿Navegamos juntos?

El río

Si la respetable jerarquía es la que dicta la pauta, ¿qué es lo que le corresponde hacer a los que nos ubicamos debajo de ella?

Conocemos el trabajo del líder, de la cabeza, del que dirige y conduce los destinos de sus subalternos. Esa persona que asume la responsabilidad de llevar la embarcación es, al mismo tiempo, quien traza la ruta, administra los recursos existentes y lidera al personal que contribuye al logro de los objetivos planteados.

Si su gestión es exitosa, sus empleados se sentirán gratificados, valorados y motivados a seguir adelante. Si su gestión es llevada a cabo con aciertos y también con errores, seremos los primeros en pedir que esa jerarquía rectifique y asuma una postura que ofrezca respuesta a lo que debería ser corregido, modificado o cambiado.

Es indudable que la misión debe ser cumplida, pero si no existe un equilibrio entre esa misión y los que se ocupan de materializarla, los que son el brazo ejecutor  se sentirán desvinculados, segregados, y su aporte no será el esperado debido a la poca motivación y entusiasmo que ofrecen.

Un camino que pueda ser realizado y conducido de forma tal, que integre a los actores que intervienen en el proceso de construcción de los ideales que compartimos, es lo que nos lleva a realizar un recorrido creativo, compartido, comprometido, visionario, y cuando lo hayamos culminado, seremos los primeros en querer embarcarnos en la siguiente travesía.

Víctor Hugo Rojas

A %d blogueros les gusta esto: