Saltar al contenido

Mensaje 10 de octubre de 2010

Querida Alma 

El amor de pareja es la representación física de la unión que tu alma está realizando con el alma de tu pareja, el matrimonio representa tu compromiso a unirte a esa persona por iniciativa de tu ser en libertad plena. El matrimonio es por lo tanto el vínculo sagrado en el amor de dos personas, hombre y mujer, quienes en ejercicio de su libertad de elección, deciden formalizar, ante Dios, el compromiso de unión que es anunciado como un compromiso para toda la vida porque lo que se eleva ante Dios nunca será provisorio o finito.

El evasivo ego te dice que el estar viviendo con tu pareja es igual a estar casado, pero el vínculo en matrimonio es una unión que se entrega a Dios y por medio de esa entrega se ofrece al Creador la relación, la unión y la futura consolidación de una familia. La unión fuera del matrimonio debe ser ofrecida a Dios, siempre y cuando no afecte, perjudique u ofenda a ningún ser humano en este plano, de lo contrario esa unión no estaría bendecida y bajo la gracia divina.

El amor verdadero nunca será un amor clandestino, ni podrá en modo alguno partir de una relación basada en el capricho, la esencia del amor es la unión y nadie puede estar opuesto a una unión en amor, toda oposición es el reflejo de las dudas y temores de los que conforman la unión.

El divorcio es la finalización de una unión, como este concepto no es comprendido por el Creador entonces la iglesia no lo autoriza, la razón es muy sencilla, no podemos ofrecer a Dios nuestra relación y nuestra unión y luego pedirle que lo olvide porque decidimos que ya esa relación debe ser sustituida por otra. ¿Qué significa este cambio? ¿Cómo podemos decirle a Dios que hemos dejado de amar a alguien? ¿Podría Dios dejar de amar a uno de sus Hijos? El concepto divorcio es incomprensible para el Creador, el amor si es amor, no puede jamás extinguirse. El amor en la unión anterior del alma con Dios es ahora elevada en su representación física en este plano a la entega en amor. El elegido de Dios Jesús nos habla de amor al decir: el elegido de Dios, el Espíritu Santo es el intecesor entre Dios y Sus Hijos, el acto de establecer el vínculo con el Creador a través del Espíritu Santo es un acto de amor y en ese amor está el origen de toda vivencia en el ámbito del amor. El espacio en tu entrega destinado al amor en pareja no puede ni debe  existir en estado de aislamiento, separación o evasión en lo que respecta a tu vida en amor y tu vivencia en Dios a través de tu elección del vehículo de tu vida en este plano: El  Espíritu Santo.


Hasta siempre
 

Víctor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: