Saltar al contenido

Día: 2 febrero, 2012

El significado de la elección del presente

El significado de la elección del presente, observado desde la vinculación con tu esencia divina o SER, es la ejemplar estancia de tu ser en la encantadora elección de la singular inclusión de la evidente energía presente en la especial estancia de tu estudiada elección de la observación en el aquí y ahora, sin otra intención que la de evidenciar lo que tu visión te ofrece, sin volver tu elección, y estar en sintonía de la atenta estadía de tu ser en el presente.

El observador que no realiza ningún proceso mental y establece la observación como medio y fin es aquel que ya no está dispuesto a activar el especial encuentro con la mente y por esta razón descansa su visión en el contexto de lo observado sin mayor objeción, análisis, evaluación, crítica, cuestionamiento, memoria; en su visión sólo se encuentra lo observado y su mente permanece en blanco.

¡Es así!

URIEL
canalizado por Víctor

El significado de Llama Divina II

 
La estadía en el especial encuentro de la energía que  elabora el encuentro con tu Verdad es la elección que te induce a entrar en la lección de AMOR que tu ser necesita para entender su esencia y su propósito en este plano. El significado de Llama Divina es el contexto en el cual tu realidad te ofrece la posibilidad de emerger en el especial encuentro con Dios, y en ese esencial espacio te ofrece la posibilidad de entender tu origen y tu destino.

Sólo entonces, la búsqueda de estados ilusorios e irreales cede el paso a la esmerada elección de la elevada elaboración de la energía del Creador Dios en tu vivencia presente.

¡Es así!

URIEL
canalizado por Víctor

La expectativa y la angustia

El aspecto de tu vivencia que realmente quisiera acabar con tu existencia es aquel que te procura toda la angustia en tu entrega. El querido ego opera desde tu mente para ofrecerte la posibilidad de ser el causante de tu constante deseo de estar en estado de entera excitación, stress, localización en el espacio de tu expectativa constante, en el vínculo con la eterna actitud de elaboración mental que te prepara para algo que nunca llega a suceder pero te mantiene en vilo, atención extrema, ansiedad total, sentido de la obsesiva creencia en que lo que deseas tiene que suceder para que te sientas tranquilo, pero al suceder existe nuevamente algo que deseas y así sucesivamente.

El complejo desgaste físico, emocional y espiritual que supone esta estadía en el vínculo con tu mente es el que, a la larga, ocasiona fatales padecimientos de debilidad cardiovascular; problemas de tensión nerviosa; infartos; arritmias, y en general  toda la gama de problemas relacionados con el sistema respiratorio y  circulatorio.

La energía del que siempre espera y desea, está en constante vinculación con el temor, la duda, la insatisfacción; ese grado de angustia existencial no tiene límites.

¡Es así!

 

Canalizado por  Víctor

A %d blogueros les gusta esto: