Saltar al contenido

¿Relación?

La elección de los especiales seres que integran tu vida no es precisamente una casualidad, una eventualidad o un accidente. Cada ser que está presente en tu vida te está acompañando para que puedas verte reflejado en cada uno de ellos y puedas aceptar que cada uno representa una parte de ti y es precisamente con los que peor te relacionas que te muestran aquellas cualidades que tú no has querido aceptar como tuyas.

Los que son tus más queridos seres son aquellos con los que te sientes a gusto, piensan como tú y en general están siempre de acuerdo con tu forma de ver el mundo. Están las personas con las que eventualmente discrepas y discutes porque no están de acuerdo en determinados puntos de vista pero generalmente pueden establecer acuerdos, olvidar y perdonar eventos conflictivos y otras disputas. Finalmente están las personas con las que eternamente estamos chocando y siempre estamos en total desacuerdo con sus ideas, acciones, puntos de vista; es con estas personas con las que nos llevamos muy mal y en más de una ocasión hemos discutido, discrepado, en fin, sentimos que estos seres son una pesadilla en nuestras vidas y muchísimas veces hemos querido no volver a verlos nunca más a pesar de tener especiales vínculos familiares, profesionales, comunitarios, de amistad; con ellos.

Como nunca queremos aceptar como nuestros los especiales y negativos “defectos” de estas personas, nos enfrascamos en una lucha sin cuartel contra ellos, no nos damos cuenta que el origen de toda disputa es la creencia en que el otro está haciendo “mal” las cosas. Ese supuesto “mal” se encuentra en el otro pero ……. ¿Por qué sino forma parte de mi ser, entonces, como lo conozco tan bien?, lo puedo entender, visualizar, analizar, evaluar, comprender y condenar ……..será que está presente en mi ser y lo niego porque lo condeno en mi que me molesta tanto al verlo en los que me rodean.

El “mal” que condeno no es el que está al exterior sino al interior de mi ser. El “mal” que está presente en mi existencia me recuerda que estoy en el contexto de lo que mi ubicación me muestra, es decir, si el “mal” está frente a mí, el “mal” está donde yo estoy, ¿entiendes?

¡Es así!

URIEL

canalizado por Víctor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: