Saltar al contenido

Mensaje 11 de abril de 2011

Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no todo tu cuerpo vaya a la gehenna.
Mateo 5, 29-30

Lo que está descrito en estos versículos no es precisamente una invitación a mutilar tu cuerpo, ni a castigarte de la manera antes descrita, el centro de la enseñanza de estas palabras consiste en ofrecer una muy seria advertencia de los terribles efectos que acarrean los pensamientos sin AMOR en nuestra vida. El ojo es el que ve, en eso estamos de acuerdo, lo que ve un ser es aquello que eligió previamente y su visión es tan sólo la ratificación de su elección, la gran pregunta que ahora tienes que hacerte es: ¿qué es lo que veo en mi vida? ¿qué deseo ver hecho realidad en mi existencia?

Si la respuesta es que estamos viendo injusticia, calamidad, odio, resentimiento, castigo, miedo, destrucción; eso quiere decir que nuestra elección y nuestras creencias sobre la vida están basadas en el vínculo con el ego y lo que veo es la confirmación de aquello en lo que he depositado mi fe y mi confianza. Lo grave de una existencia sin AMOR es que lo que recibiremos será la experiencia de nuestra fiel creencia en un mundo cruel e injusto, triste y doloroso.

Lo que significa la mano es también de una gran importancia. En el texto que ahora estudiamos la mano significa “aquello que estamos dispuestos a ofrecer”, es decir, el símbolo más entendido de la acción de dar es la mano, si por el contrario en lugar de dar deseamos tomar lo que no nos pertenece, estamos diciéndole al universo que no estamos dispuestos a dar y que por estar conscientes de que dar y recibir están en el mismo acto y son una sola cosa, entonces en vista de nuestra negación a dar, y por ende a recibir, tendremos que quitar a los otros aquello que consideramos debe ser nuestro. Quitar se convierte en nuestro infierno ya que lo que hacemos refuerza lo que creemos y al no sentirnos merecedores de recibir (AMOR) nuestro dolor y nuestro estado de infelicidad aumentan de manera ilimitada sintiéndonos cada día más desdichados y desgraciados.

Lo que damos es lo que recibiremos, lo que quitemos es lo que nunca recibiremos, lo que vemos es lo que creemos, lo que vivimos es la consecuencia directa de lo que vemos y ofrecemos. La vida es la energía que te acompaña en este plano.

¿Como te sientes?

Te AMO

Jesús

canalizado por Víctor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: