Saltar al contenido

Mensaje 22 de abril de 2011

Mientras tanto Jesús decía: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.» Después los soldados se repartieron sus ropas echándolas a suerte.

Lucas, 23:34

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

 

Jesús le respondió: «En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso».

                                                                             Lucas, 23:43

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo».

                                                                           Juan, 19:26

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

A eso de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani, que quiere decir:»Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

                                                                        Mateo, 27:46

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

Después de esto, sabiendo Jesús que todo estaba consumado, dijo: «Tengo sed», y con esto también se cumplió la Escritura.

                                                                       Juan, 19:28

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

Jesús probó el vino y dijo: «Todo está cumplido». Después inclinó la cabeza y entregó el espíritu.

                                                                     Juan, 19:30

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

 

Y Jesús gritó muy fuerte: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu«. Y dichas estas palabras, expiró.

                                                                  Lucas, 23:46

El PERDÓN está Conmigo en el Inmaculado  Corazón de  Mi Madre, en el abandono de tu sed de vivir está consumada tu última vivencia: el espíritu.

TE AMO,

Jesús

canalizado por Víctor

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: