Saltar al contenido

El final de los tiempos

JesusdeNazarethEl final de los tiempos es lo que significa que el tiempo terminó. Fuimos testigos del final del Calendario Maya y pensamos que era el final del mundo pero nada ocurrió. El final de los tiempos nos indica que ya no es el tiempo lo que domina nuestra vida y nuestra existencia.

El concepto de un tiempo que significa que ayer, hoy y mañana son procesos que están separados y que cada uno representa un ámbito diferente y un espacio en tu existencia están desapareciendo como algo separado y todo converge ahora en un mismo presente, en una misma dimensión y en un mismo vórtice. El ser que se ubica en el tiempo no puede entender como su conexión con el futuro es algo que puede ser tan normal como su conexión con el pasado. Personas que viven su presente como si estuviesen en el pasado y otros que viven el presente como si fuera su futuro.

Gente que no se da cuenta que el tiempo es también el especial y reconocido encuentro con la mente. El pasado y el futuro sólo pueden ser elaborados y re-elaborados por tu mente, ya que si miramos la realidad del ser entonces concluiremos que el presente es el único escenario que escapa de tu mente para ubicarse en tu accionar, tu ejecución, tu experiencia del “aquí y ahora”.

El final de los tiempos representa el fin del imperio de la mente sobre el ser humano y el final de todas las estructuras mentales asociadas a la vida en este plano. Estamos viendo como el mundo en el que vivimos está paulatinamente dejando de lado los conceptos y filosofías, los sistemas políticos, económicos y sociales, las creencias, religiones y sectas, que ya no son capaces de propagar la idea de únicas salvadoras del alma y ya han tenido todas que aceptar que no son tan infalibles como pregonaban. El derrumbe de estructuras consideradas como “sagradas” por el ser humano vino a complementar esta llamada a despertar que está recibiendo el ser humano en la actualidad.

Los honorables “ídolos con pie de barro” se han derribado ante nuestros ojos y muchas ideologías consideradas “intocables” han mostrado su rostro más oscuro. La Verdad de nuestra iluminada existencia comienza poco a poco a emerger y algunos anuncian la esmerada, organizada, iluminada y armoniosa llegada de una nueva etapa para la humanidad. Si la mente no es la protagonista de esta “nueva era” entonces debemos afirmar que esa mente no puede seguir prevaleciendo como la rectora de nuestra vida y todas sus funciones, construcciones, llamados a la especial interacción de tu ser con la lógica, el razonamiento, la asociación de ideas y pensamientos, la crítica, la evaluación, la comparación, la conceptualización, la definición, el análisis, el control, la planificación; así como también los “productos” del pensamiento tales como: la duda, el miedo, el resentimiento, el rencor, la ira, la inconformidad, la rebeldía, la resistencia, la condena, la culpa, la tristeza, el dolor y la falta de decisión. Los procesos conducentes al control y dirección de tu vida por parte de tu mente, se transforman en obsoletos y anticuados argumentos que no poseen ninguna vigencia en los especiales momentos que ahora asumimos.

El final del imperio de la mente abre paso al ingreso de la “era del sentir”. Este nuevo estadio en el que tu ser se ubica representa el posicionamiento de la PAZ, la UNIÓN, la Armonía, la bondad y el AMOR es el gran protagonista de este crucial momento que vivimos. El nuevo orden y la nueva organización del ser humano y de su entorno ya no serán el resultado del analítico ámbito de tu mente, hogar del ego. Someter tu existencia y mantener atado el mundo en el que vives al constante enfrentamiento, separación, lucha, conflicto, oposición, indiferencia, ante los graves problemas sociales, humanos, políticos, raciales, económicos y culturales de nuestra querida experiencia humana es algo que ya no puede ser permitido, apoyado y acompañado.

El sentir llega a establecer que el conocimiento necesario para afrontar estos tiempos de cambio debe ser buscado, no en los libros, las universidades o centros del saber y conocimiento. El ser humano se encuentra posibilitado de ir directamente a la fuente del conocimiento y extraer de este espacio todo lo necesario para su elevación e iluminación, que le permitan asumir plenamente su contexto y su presencia en la realidad actual. El ser que convierte su construcción mental en una experiencia con la Verdad de su esencia divina y el regalo de una nueva vida se presenta ante tus ojos de manera franca y abierta.

¡Es así!

URIEL

Un comentario sobre “El final de los tiempos Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: