Saltar al contenido

La defensa

La latente entrega en el ego te dice que tú eres el estado de elaboración mental que te  enseña una y otra vez que la energía del localizado espacio en tu mente te está evitando el dolor y el sufrimiento cuando en realidad es el dolor y el sufrimiento lo que está propiciando en tu vida.
En cada encuentro de tu ser con el escenario de tu elaboración mental  tu elección es siempre la del estado de la defensa contra el mundo. El significado de esta elección es tan importante que tu vida ha transcurrido en un mar de inquietudes, problemas y conflictos…  la solución que tu mente siempre ha profesado es la defensa de tu integridad, de tu ser, de tu espacio, de tu familia, de tus hijos, de tu entorno; pero eso no es suficiente,  también has tenido que defender tus elecciones, tus creencias, tus convicciones, tu tiempo, tus apegos, tus placeres, tus dones, tus planes y hasta tu evidente sentido de la institucionalidad, patriotismo, nacionalismo etc., etc., etc. 
Es el miedo el que está en todo lo que signifique pertenencia a un grupo, partido, institución, incluso nación; cuando ese segmento al que perteneces se encuentra en disputa, conflicto, pugna y hasta guerra con otra nación, país, etc., etc,,  
Todo pleito, discusión, oposición, lucha, incluso con fines nobles y elevados, parte de tu elección del miedo.

La energía de los opuestos genera una energía que, como consecuencia del enfrentamiento, es idéntica para ambos contendores. La estrategia del ego de sumar adeptos en contra de otros es la más elemental enseñanza que ha conducido al planeta a través de una infinidad de guerras y de muertes que nunca han significado un progreso para la humanidad.
La elección de la defensa ha llevado a los más atroces ataques a todas las naciones que han tenido guerras en sus historias. La vinculación con la venganza parte de la defensa del honor y es también producto del miedo.

Cuántos eventos necesitamos establecer en este mundo para finalmente entender que no existe ni existirá algo que defender que no sea nuestra evasión en el encuentro de nuestra elaboración mental, ¿qué defiendes  entonces?
¡Es así!
URIEL   
 
canalizado por Víctor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: