Saltar al contenido

Etiqueta: SER

Sígueme

Sígueme

Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre.

Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos.

Mateo 8, 21-22

Víctor, piensa que ir primero a Mantener los Muertos y a atenderlos NO es sólo a los cadáveres, sino también a lo que por su propia naturaleza NO ofrece vida: el odio, el rencor, la rabia, el resentimiento, el conflicto, la preocupación, la angustia, la culpa. La puesta en marcha de estas emociones y sentimientos NO te permite vivir plenamente porque son los que te restan energía, salud, paz, sosiego, equilibrio, armonía, sensibilidad, creatividad, imaginación. Valerse de esas emociones y sentimientos se traduce en lo que niega la vida, el AMOR, La Paz y el perdón.

Los muertos que entierran sus muertos, los muertos que se ocupan de sus muertos son aquellos que se relacionan con: impotencia, Desesperanza, Insatisfacción, necesidad, negatividad, sufrimiento y tristeza. ¿Eres consciente de ello?

🌹

DAR

Muchos son los que quieren orientar su vida en función de sus deseos, necesidades y sueños.

Pocos son los que se dedican a Penetrar en su SER para hacer que sus vidas se orienten de acuerdo a la Negación de lo que Creen ser.

Renunciar a lo que NO soy es lo que me permite conectar con el SER en cada momento de mi vida.

Renunciar a lo que creo que soy implica renunciar a aquello que he acumulado a través de mi vida, llámese esto conocimientos, memorias, objetos, experiencias, roles, relaciones, principios, valores, juicios, etc.

NO Puedo Seguir adelante si el peso del pasado está condicionando y limitando mi vida.

Relacionarme con lo que soy es algo que NO puede ser Manifestado ante lo que Imagino ser, es por ello que la AUSENCIA de Mis Deseos es lo que Equivale a la Renuncia a lo ilusorio.

🌹

El cambio de tu vida

espiritu-0002.jpg

La mejor orientación que puede obtener el cuerpo no es dejarse oscurecer por lo que pareciera ser bueno para la salud física, ya que lo que beneficia al cuerpo es lo que también reafirma que eres un ser que se ve a sí mismo como un cuerpo y lo que hace es dedicar tiempo, esfuerzo, energía y esmero a su mantenimiento, fuerza, elasticidad, salud y sobre todo vida.

El cuerpo es lo que tu mente ha decidido que sea. Si tú decretas que tu cuerpo es lo más importante de tu existencia, te desvivirás y te dedicarás a él, con una pasión y una entrega únicas. Si no crees que sea lo primordial en tu vida, lo atenderás pero no lo colocarás como lo más prioritario y trascendente de tu experiencia.

Los que se dedican a la vida “espiritual” son enamorados de la comida sana, vegetariana y muy natural. El que se llama a sí mismo “naturista”, se esmera en comer lo que considera apto para su salud y para su bienestar. La dieta libre de carne es algo muy popular entre los llamados seguidores de la “Nueva Era”.

La idea de estos señores y señoras que están en el especial mundo de la comida sana y la vida natural es que si ustedes son tan conocedores de lo que sus cuerpos necesitan es porque su conocimiento, su mente, es la que dirige sus vidas y por esta razón, sus mentes no sólo les dice que comer, también les dice que leer, que pensar, que opinar, a quien tratar, que priorizar, que buscar, que evitar, etc., etc., etc.

La mente gobierna y con la mente no se puede pactar. No se puede decir: con mi mente voy a decidir acerca de lo que como, lo que bebo, lo que reviso acerca de las situaciones de mi vida, lo que analizo acerca de mis relaciones personales, de trabajo, familiares y sentimentales. La mente es el hogar del ego y si encuentras que tu mente te puede orientar y dirigir en tu experiencia, entonces tú podrás obtener de tu cuerpo y de tu entorno lo que la vida te ofrecerá como reflejo de tu ser.

El cambio que tu vida necesita comienza por poner en duda toda la estructura que tu mente ha erigido alrededor de lo que ella considera que tú eres, ya que es evidente que no es tu mente la que puede definir lo que eres  ni lo que has venido a hacer a este mundo. La mente no es el espacio en el que se pueda DEFINIR TU IDENTIDAD, TAMPOCO TU FUNCIÓN Y MUCHO MENOS TU MISIÓN. No eres lo que tu mente dice acerca de ti y tampoco es cierto lo que dice acerca de las personas de tu entorno y mucho menos de las situaciones por las que atraviesas.

El cambio de vida comienza por el cambio en la forma de ver el mundo y a mí mismo, y si esa visión deja de ser gobernada por tu mente, el cambio se hará realidad.

¡Es así!

URIEL 

A %d blogueros les gusta esto: