Saltar al contenido

Día: 10 de junio de 2012

La separación

La estancia en el establecimiento en el elaborado espacio de tu mente te propone una división del mundo en la que tú eres el que está separado del entorno y lo que está en tu mente te permite mantenerte en un encuentro en el ámbito de tu distanciamiento de todo lo que te rodea. Tus opiniones, criticas, cuestionamientos, análisis, evaluaciones, condenas, juicios y todo el sinfín de elucubraciones que tu mente produce a partir de un estímulo externo son la totalidad de lo que te mantiene en estado de separación del mundo que te rodea.

El inteligente ego te proporciona toda esta infinita construcción mental que se interpone entre tú y tus hermanos, lo que ves delante de tus ojos no es más que la imagen del mundo prefabricada en tu mente. El encuentro del entorno es, en esta experiencia dirigida por tu ego, la vinculación contigo mismo; el ser que se ve a sí mismo a través de lo que le rodea…

Si realmente quisiéramos observar lo que está delante de nosotros tendríamos que comenzar por eliminar todo juicio, opinión o interpretación, para poder obtener el infinito conocimiento que se encuentra más allá de tu mente y de tu memoria.

¡Es así!

URIEL

canalizado por Víctor

Mente + Tiempo = Conflicto

La especial localización en tu sentir es la única que puede ofrecerte el especial estado de ser que puede integrar tu Verdad con tu estado en el cuerpo físico. Tu asociación con tu mente es lo que ha creado en ti la lucha, el conflicto, la duda, la inseguridad, la dualidad. La especial vivencia de los opuestos nace en tu mente como consecuencia de la elección del estado en el que la interrupción del presente te coloca en el momento en el que el tiempo es todo lo que existió y existirá.

Elegir estar en tu mente significa recordar y anhelar, vivir en el presente a partir de lo vivido, aprendido, memorizado, experimentado; y concebir el futuro a partir de estas mismas premisas. ¿qué significa el futuro si es el presente proyectado? ¿qué significado tiene un presente donde se repite y se vivencia nuevamente el pasado? ¿qué es el tiempo si lo vivido es lo que vivo y lo que vivo es lo que viviré?

El futuro nunca será futuro porque al llegar a él será presente, el presente no puede ocurrir en el pasado y el pasado no es presente, entonces ¿qué es todo esto?

La mente te obliga a centrar tu atención en el tiempo para que tu vida pueda establecerse en el conflicto. Al pensar en tu pasado y estar al mismo tiempo en el presente: estás en conflicto. Al imaginar tu futuro y estar viviendo en el presente: estás en conflicto. Temor, desconfianza, ilusión, inseguridad, celos, miedo, angustia, stress, y miles de otros estados están y son posibles por nuestra ubicación en la mente y el tiempo. Resentimiento, rabia, cólera, insatisfacción, obsesión, y miles de otros estados sólo son posibles en el encuentro entre tu mente y el tiempo.

Si miramos el proceso mental encontraremos que mente y tiempo son los factores que sumados siempre darán como resultado el conflicto ya que lo que no pertenece al presente es y será por siempre la confrontación con él. El estado mental que no establece al tiempo como premisa para su actuación es aquel que no cualifica, analiza, cuestiona, critica o compara lo que se encuentra almacenado en su memoria y sólo lo coloca a disposición del ser cada vez que es requerido por éste.

La situación de los pensamientos que son asociados por el tiempo corresponde al patrón de identificación y es éste el mayor exponente del conflicto en nuestra existencia. Todo lo que es interpretado desde nuestra mente se transforma en una elección y a partir de ella el entorno se limita a nuestra percepción y todo lo demás es desechado o no incorporado a nuestra experiencia. La enorme energía que genera nuestra mente puede ser utilizada a favor nuestro pero también suele ser usada para nuestro dolor, sufrimiento y desdicha.

¡Es así!

URIEL

canalizado por Víctor

El concepto de resistencia

El concepto de resistencia te ubica en el contexto de la especial oposición a lo que estás percibiendo como tu vida. Los eventos, situaciones, problemas y experiencias te conducen a una vivencia a la que te opones y no te das cuenta de que tu negativa a aceptar eso que la vida te muestra es en realidad tu verdadera y real negativa a entender que lo único que no está bien en tu vida… eres tú !!!

El especial estado de ser que intenta orientar el barco de su vida y sólo consigue desesperarse pues todo indica que el recorrido te llevará a otro lugar, es precisamente lo que te está diciendo que eres tú y no la dirección de tu existencia quien debe ser revisada. El intento de desviar el curso de los acontecimientos es la prueba de tu falta de control, tu ausencia de integración con lo que realmente eres, tu conflicto en querer asumir tu verdadero rol en este mundo.

Lo que estás viviendo es lo único que no necesita cambio alguno, es precisamente lo que tu vida necesita para entender donde se encuentra. Es en esta localización que debemos decirnos a nosotros mismos si es en ese lugar donde el Plan de Dios se puede llevar a cabo.

¡Es así!

URIEL

Canalizado por Víctor

El aquì y el ahora

La elegida, atenta y especial elaboración de escenarios en los que tu vida corre peligro, es uno de los «juegos» preferidos de tu mente. Imaginar escenarios trágicos, violentos y amenazadores en los que tu vida puede llegar a sufrir los efectos de ataques, agresiones, intentos de acabar con tu existencia, etc.son generados por tu mente que busca, con estos especiales y emblemáticos ataques, recrear todo tipo de situaciones para que puedas experimentar miedo y de esta manera incitar a tu cuerpo a prepararse a defender tu integridad física en amenaza ante el enemigo que se dispone a atacar.

El resultado de tales experiencias que nunca llegan a ocurrir no es tan inocente como pudiésemos creer. La movilización de todas las defensas de nuestro organismo agotan nuestro ser, merman su capacidad autoinmune y nos restan la energía necesaria para afrontar con claridad nuestra vida diaria. Si a estos temores agregamos otros como enfermedades nuestras y de allegados, situaciones existenciales, problemas laborales, familiares, económicos, de relaciones, sentimentales, problemas con nuestros superiores o con nuestros padres… nos damos cuenta que el sistema de defensa de nuestro organismo siempre está en alerta y en guardia permanentemente ante la cantidad de miedos que padecemos día a día.

¿Qué podemos hacer?

El origen del miedo está en el único lugar donde no lo hemos buscado, el miedo está en nuestra mente y es allí que se encuentra. Miedo y mente son como aire y viento. Si el miedo se encuentra en tu mente ¿qué podemos hacer entonces?

La auto observación es muy positiva: llevar los pensamientos de tu mente ante el escenario de la observación supone que lo que estamos pensando se está realizando en presencia de un testigo que se encuentra en estado de alerta para presenciar la actividad mental, pero no es su función la de evaluar, analizar, criticar, juzgar, y ni siquiera opinar acerca de lo que observa. Si los pensamientos son observados el encuentro de estos dos escenarios: la mente y el observador, son, en el momento de la observación, los representantes de la acción en el presente. Al llevar toda actividad mental al escenario del presente y ser conscientes de lo que estamos viendo, esta actividad mental (pensamientos) no puede continuar con su influencia sobre nuestras vidas, ya que el pensamiento y la mente están ubicadas en el tiempo y la observación consciente está ubicada en el presente. El presente no conoce el significado del tiempo porque es lo único que existe y es el presente lo verdadero, real y eterno.

Los pensamientos en la mente son como peces en el agua, el agua de la mente que siempre está fluyendo es el tiempo y los pensamientos están siempre ubicados en el mar del tiempo, ya que siempre transcurren en el pasado o en el futuro. Si somos capaces de observar nuestros pensamientos podemos sacar los peces (pensamientos) del agua (tiempo) y colocarlos uno a uno en el presente. Los pensamientos que originalmente estuvieron en su hábitat natural, al pasar ahora al momento presente, fallecen instantáneamente por no poder sobrevivir al encuentro con el aquí y ahora.

¡Es así!

URIEL

canalizado por Víctor